Your address will show here +12 34 56 78
Pastoral

FORMACIÓN LITÚRGICA PARA EL PROFESORADO VICENCIANO

DECÁLOGO DE ADVIENTO

  1. Adviento es una palabra de etimología latina, que significa “venida”.
  2. Adviento es el tiempo litúrgico compuesto por las cuatro semanas que preceden a la Navidad como tiempo para la preparación al Nacimiento del Señor.
  3. El Adviento tiene como color litúrgico al morado que significa penitencia y conversión, en este caso, transidas de esperanza ante la inminente venida del Señor.
  4. El Adviento es un periodo de tiempo privilegiado para los cristianos ya se nos invita a recordar el pasado, vivir el presente y preparar el futuro.
  5. El Adviento es memoria del misterio de gracia del nacimiento de Jesucristo. Es memoria de la Encarnación. Es memoria de las maravillas que Dios hace en favor de los hombres. Es memoria de la primera venida del Señor. El Adviento es historia viva.
  6. El Adviento es llamada a vivir el presente de nuestra vida cristiana comprometida y a experimentar y testimoniar la presencia de Jesucristo entre nosotros, con nosotros, por nosotros. El adviento nos interpela a vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor en la justicia y en el amor. El Adviento es presencia encarnada del cristiano, que cada vez que hace el bien, reactualiza la Encarnación y la Natividad de Jesucristo.
  7. El Adviento prepara y anticipa el futuro. Es una invitación a preparar la segunda y definitiva venida de Jesucristo, ya en la “majestad de su gloria”. Vendrá como Señor y como Juez. El Adviento nos hace proclamar la fe en su venida gloriosa y nos ayuda a prepararnos a ella. El Adviento es vida futura, es Reino, es escatología.
  8. El Adviento es tiempo para la revisión de la propia vida a la luz de vida de Jesucristo, a la luz de las promesas bíblicas y mesiánicas. El adviento es tiempo para el examen de conciencia continuado, arrepentido y agradecido.
  9. El Adviento es proyección de vida nueva, de conversión permanente, del cielo nuevo y de la tierra nueva, que sólo se logran con el esfuerzo nuestro-mío y de cada uno de las personas- de cada día y de cada afán.
  10. El Adviento es el tiempo de María de Nazaret que esperó, que confío en la palabra de Dios, que se dejó acampar por Él y en quien floreció y alumbró el Salvador del mundo.

(Para trabajar el decálogo, ver Anexo 1 de la dinámica y material)

EL ADVIENTO: UN TIEMPO PARA LA ESPERANZA

La liturgia se organiza en tres años: año A, año B y año C. Volviéndose a repetir cada tres años, es decir, lecturas, personajes, etc, son cíclicos. El año C que ahora comenzamos utilizará preferentemente el Evangelio según San Lucas; de él se ha dicho que es “el Evangelio de la misericordia y de los pobres” y “el Evangelio del Espíritu Santo y de María”. (Fue el Evangelio que trabajamos el año pasado)

Con la llegada del tiempo de Adviento, se nos concede a todos los cristianos un nuevo tiempo para confiar , vivir y sembrar Esperanza.

El Adviento no consiste en esperar, sino en celebrar que la espera ya ha sido colmada, que la Promesa se ha hecho realidad. Porque Adviento es la presencia salvadora de Jesús en nuestras vidas, en nuestra Iglesia y en cada uno de nuestros Colegios Vicencianos. Es una presencia ya hecha realidad. No esperamos que el Salvador vaya a nacer, sino que el Niño es ya una realidad en nuestras vidas o que debería serlo todavía más, y eso colma nuestra Esperanza definitiva.

Como educadores vicencianos se nos abre la puerta esperanzadora del Adviento. Comienza el tiempo para celebrar que Dios es Dios entre nosotros, el Emmanuel, el esperado de los tiempos. No somos para la Esperanza, somos Esperanza para el mundo que debemos sembrar, celebrar y proclamar.

Adviento no es mirar al cielo esperando que algo suceda: “Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo?” (Hch 1, 11). Adviento es mirar al suelo para que sea posible el milagro de renacer.

En este tiempo de Adviento, en este tiempo de Esperanza, estamos llamados a afrontar como vicencianos un nuevo reto… porque esperar no es cruzarse de brazos, sino pasar a la acción, una acción creativa y eficaz que nos haga abandonar todo aquello de nuestras vidas que ya no sirve para nada, ya sea porque es del pasado o porque no sirve para los tiempos actuales.

Para la reflexión…

MVVALORES

Captura de pantalla 2018-11-28 a las 10.58.31 a. m.

Escucha con atención: Esperarte (Grupo CoMpaSIóN)

 

PERSONAJES BÍBLICOS DE ADVIENTO

Los personajes bíblicos del adviento, sobre todo son: el profeta Isaías y Juan el Bautista . Ellos son voz, los mensajeros del mensaje, los mensajeros de Dios; los encargados de gritar a todos que se acerca la salvación. Su ruego es: “ Preparad el camino al Señor ”.

Isaías y Juan el Bautista, como nosotros, son mensajeros porque cumplen con dos requisitos muy importantes: vivir la escucha, transmitir con nitidez . Ellos, con su mensaje, tienen que sacar de su dolor a los que viven en el desánimo, tienen que devolver las ganas de vivir y de compartir a los que se han replegado sobre sí mismos. Tienen que demostrar la grandeza de la fe, el poder de la esperanza y la fuerza del amor.

Isaías y Juan el Bautista, tienen que ser los mensajeros que lleven a todos la alegría de saber que, ante ellos, se abre una nueva oportunidad.

Ellos son la voz que grita, son los testigos. Vienen para dar testimonio de la luz. Vienen a llamarnos a todos para que seamos, como ellos, voz y luz aquí y ahora, en el mundo donde nos ha tocado vivir. Y María, Virgen de la esperanza y madre del salvador.

Ellos, el profeta Isaías y Juan el Bautista, son:

voz de consuelo : diciendo al abatido una palabra de alivio; voz de esperanza : capaz de preparar los caminos del Señor; voz liberadora : amortiguando las cargas pesadas de los demás; voz que sana : perdonando las ofensas de los otros; voz que interpela : dando testimonio desde la vivencia de la Palabra de Dios; voz que alegra : regalando sonrisa y buen humos; voz que pacifica : ayudando, desde la serenidad y la calma; voz para los demás : para los sin voz, para los tímidos, para los que encerrado en sí mismos; voz que sabe romper silencio de los que no tienen nada que decir .

Y nuestro mundo, nuestra vida está saturado de mensaje, noticias, anuncios, ruidos. Estamos en un mundo donde no se oye nada de lo que decimos, porque siempre hay alguien que habla más fuerte que nosotros. Estamos en un mundo de voces que nos mandan mensajes sin cesar:

Captura de pantalla 2018-11-28 a las 11.05.39 a. m.

ESPIRITUALIDAD VICENCIANA DE ADVIENTO

Dios ha venido, viene y vendrá definitivamente a nosotros.

Durante el tiempo de Adviento, la liturgia nos invita a tomar conciencia de la venida del Señor. Su cedió en Belén hace más de 2000 años y hoy, como educadores cristianos que seguimos el ejemplo de San Vicente de Paúl renovamos el deseo de su segunda venida, donde Jesús, ese pequeño Niño que nació pobre y humilde en un establo se manifestará al final de los tiempos para instaurar un Cielo nuevo y una Tierra nueva.

Si me detengo por un segundo a mirar en “mi mundo”, quizás puedo ver preocupaciones, falta de tiempo y prisas por llegar, materialismo, ruido, asuntos pendientes, conflictos sin resolver, falta de paz y tranquilidad… y en medio de todo… miro… y quizás me de cuenta que me he olvidado del verdadero sentido de mi existencia y de mi verdadera vocación como educador vicenciano…

Captura de pantalla 2018-11-28 a las 11.11.03 a. m.Sigo mirando y… ¿dónde dejé a Dios? ¿Dónde quedó la Esperanza?

San Vicente dijo: “Dadme un hombre de oración y será capaz de todo”

 

Pero:

  • ¿capaz de qué?
  • ¿qué capacidades puedes poner al servicio de tu comunidad educativa?

El Adviento es tiempo de Esperanza y actualmente, en nuestra sociedad la esperanza es una virtud algo olvidada. Vivimos en una sociedad donde se respira más bien desencanto y frustración. Quizás nuestra confianza no está bien fundamentada porque nos centramos tan solo en la confianza humana y dejamos de lado la confianza en Dios y en sus promesas.

Captura de pantalla 2018-11-28 a las 11.18.04 a. m.A partir de hoy se te brinda una nueva oportunidad para vivir y disfrutar la alegría del Adviento, pon más Adviento en tu vida, contempla las promesas que Dios nos ha hecho, disfruta y descansa en ellas. Regálate un tiempo para la oración, una mayor atención a las inspiraciones del Espíritu, que quiere hacer maravillas en nosotros y a través de nosotros.

La espiritualidad del Adviento es una espiritualidad comprometida, un esfuerzo hecho por la comunidad para recuperar la conciencia de ser Iglesia para el mundo, servidora de la humanidad, solidaria con todos los hombres y mujeres de nuestra sociedad, y una opción por los más vulnerables.

Vivamos disponibles con quien necesita nuestra ayuda. Vivamos la esencia de nuestro carisma en profundidad y con las manos llenas de esperanza y de buenas obras.

¡Vivamos el Adviento!

Enlace del documento. Enlace de los separadores. Enlace de la celebración de Adviento.
0

Vicenciano

Nace en Montgesty (Francia) el 5 de enero de 1802. Se ordena de sacerdote el 23 de septiembre de 1826. Se le encomienda la dirección del seminario interno de la Congregación de la Misión, pero él ansía ir a misiones extranjeras. Desembarca en Macao el 29 de agosto de 1835. Ejerce el ministerio entre los cristianos, pese a los peligros de la persecución. Delatado por uno de sus adeptos padece el martirio en Uchanfú el 11 de septiembre de 1840, tras prolongadas torturas. Fue beatificado el 10 de noviembre de 1889 y canonizado el 2 de junio de 1996.

Perboyre El 11 de septiembre celebramos su memoria y recordamos su mensaje: “No hay más que una cosa necesaria, Jesucristo.” “En el crucifijo, el Evangelio y la Eucaristía hallamos cuanto podemos desear, no hay otro Camino, otra Verdad ni otra Vida.”

“Nuestro Señor nos dijo: “Yo soy el camino”, pero ¿qué camino? El camino de la humildad, del amor, de la obediencia, de la penitencia, de la mortificación, de ls perfección, de la felicidad, de la gloria.”

“Para no perdernos, necesitamos una antorcha que nos ilumine. Pues bien, él (Jesucristo) nos servirá de antorcha, puesto que él es la verdad y declara que quien le sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá luz de vida.”      
0

Acompañamiento

Vivimos en una sociedad y entornos en los que sentimos, profundamente, la “falta de tiempo”. ¿Podríamos hacer algo por ello?

Cuando hablamos de tiempo podemos hacerlo desde dos medidas: la cuantitativa (Cronos) y la cualitativa (Kairós). El tiempo cronológico no lo poseemos, más bien nos posee. Éste es el que nos limita en nuestras acciones y el que podemos medir, para bien o para mal. Para organizarlo no tenemos más remedio que movernos entre la prioridad y la aceptación  y controlar  dos parámetros: la importancia de las tareas que debemos hacer y  la urgencia para finalizarlas. Siguiendo algunos principios  podremos ajustar nuestro tiempo para lograr la mayor eficiencia:

IMG_0072

Si logramos dominar el tiempo cronológico empezaremos a disfrutar del  Kairós. Éste es el que permite expresarnos en nuestra vivencia del tiempo y su aprovechamiento existencial. Es el que nos lleva saborear lo verdaderamente importante y descubrir el momento oportuno para hacer algo.

San Vicente de Paúl llegó a ser un maestro del “momento oportuno”, que, en su caso, es como decir “reconocer la hora de Dios”. Para Él la obra de Dios  requiere, entre otras cosas, tiempo. Él tenía claro que las grandes cosas de la vida nos se consiguen de pronto, se requiere  tiempo para que  crezcan y, además, hacer que ese tiempo sea consciente.

Quizás ha llegado el momento de hacer algo por “nuestro tiempo” y descubrir que no es tan difícil “sacar tiempo” para todo lo que verdaderamente es importante.

 
0

Vicenciano
UN DESEO NO CAMBIA NADA. UNA DECISIÓN PUEDE CAMBIARLO TODO “Veo en mi camino muchos niños ignorantes y la ignorancia es la base de la esclavitud” (Luisa de Marillac)

Somos Lydia y Cira, dos profesoras de Primaria del colegio La Milagrosa de La Orotava en la isla de Tenerife.

Todo el mundo cree que nuestra experiencia comenzó el día 19 de marzo, día en que iniciamos el viaje a un país africano. Pero siendo dos personas tremendamente aventureras, nuestro viaje empezó cuando nos invitaron a hacer algún tipo de voluntariado en otros servicios vicencianos.

Nosotras queríamos vivir una experiencia fuerte, que marcara nuestra vida para siempre, que cuando los años pasasen, supiéramos que tomamos la mejor decisión.

Y así ha sido. Durante 17 días hemos intentado dar y recibir. A una hora y media de avión desde Canarias, nos encontramos con un país rico y pobre a la vez. Rico en recursos, en materiales y con opciones de futuro, pero pobre para su gente. Esa gente que no tiene opción a progresar, ni derecho a sanidad, ni educación. Allí descubrimos la pobreza, el vivir día a día, el no tener agua… la basura, las moscas y las cabras campan a sus anchas por las calles. Pero la mayor pobreza la encontramos en los que pueden revertir la situación y giran la cara hacia otro lado aun cuando su pueblo se muere de hambre.

Hemos conocido Colegios de Educación Infantil, Centros de nutrición y discapacitados. Al frente, siete Hijas de la Caridad con una energía envidiable; un gran ejemplo para todo el que se acerca. Las hemos visto al frente de las adversidades, y teniendo mucho en contra, entregan su vida cada día. Pero ellas encuentran una gran satisfacción al estar entre las personas más necesitadas y recibir sus sonrisas, cariño y amabilidad.

WhatsApp Image 2018-04-30 at 10.57.36Hicimos lo que, buenamente, pudimos. El objetivo principal fue ofrecer formación a las monitoras de Guarderías. A estas mujeres no se les exige nada para abrir un Centro de este tipo, por lo tanto, utilizan métodos pedagógicos muy básicos, pero ellas estaban muy abiertas y receptivas ante lo que le pudimos ofrecer.

 

Desde el primer día de formación tuvimos una gran aceptación, y el aula se llenó de mujeres con ganas de cambiar su manera de enseñar y aprender algo de nosotras.

Pasaron los días y cuál fue nuestra sorpresa que, aunque en un principio pensábamos que dejarían de asistir debido a su situación familiar, al calor y al esfuerzo que suponía venir por la tarde a las clases, a los kilómetros que algunas tenían que recorrer…, ellas siguieron asistiendo cada vez en más cantidad. Durante toda esa semana no les importó estar algo apretadas en la clase, pasar calor o trabajar algunas horas sin descanso.

La formación que le ofrecimos fue la de dar las clases de manera lúdica, y enseñarlas a reciclar y aprovechar, para el aprendizaje, cuanto tienen. Esta formación la completábamos acompañándolas por las mañanas en sus Guarderías y viendo cómo aplicaban lo aprendido.

La experiencia, que ha tenido un proceso largo, se ha convertido en inolvidable porque decidimos darlo todo y ayudar a esos en los que NO pensamos cuando no carecemos de nada, pero que dan una lección de VIDA, y el tópico de que lo material no da la felicidad, se hace realidad.

Fueron 17 días de trabajo sin parar… Tiempo que pareció corto, pero en el que se hizo mucho más de lo que pudiéramos soñar y donde hemos sido muy felices.

WhatsApp Image 2018-04-30 at 10.57.37
0

Acompañamiento
Las Hijas de la Caridad de España Sur saben que la calidad de la educación se basa en gran parte por la calidad de sus educadores. Por eso, quieren velar con especial cuidado por las personas que llevan a cabo su labor educativa y evangelizadora en los Centros Educativos Vicencianos, en especial, los profesores de reciente incorporación.
TUTORIAL 1: PORTFOLIO VICENCIANO TUTORIAL 2: PERFIL DEL EDUCADOR VICENCIANO: ÁMBITO HUMANO TUTORIAL 3: PERFIL DEL EDUCADOR VICENCIANO: ÁMBITO PEDAGÓGICO TUTORIAL 4: PERFIL DEL EDUCADOR VICENCIANO: ÁMBITO VICENCIANO TUTORIAL 5: RÚBRICA DEL EDUCADOR VICENCIANO TUTORIAL 6: ACOMPAÑAMIENTO
2

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies