Educar es mucho más que una profesión, es una actitud, un modo de ser. La Compañía de las Hijas de la Caridad, desde su origen, ha querido dar respuesta a esta necesidad social y hoy, con las características propias de un mundo que vive en constante transformación quiere seguir aportando a él la riqueza de su carisma.

Para esta misión cuenta con:

  • Una rica experiencia que le permite redescubrir, en el presente, los valores evangélicos contenidos en el carisma vicenciano.
  • La respuesta de la Compañía de las Hijas de la Caridad que no cesa en el empeño de actualizar su servicio, dotándolo de nuevas reglas y de nuevas estructuras en fidelidad a la intención evangélica y evangelizadora del proyecto inicial de sus Fundadores.
  • Un Proyecto educativo institucional que permite dar respuesta a los nuevos retos educativos.
  • Un impresionante número de laicos que han sentido la necesidad de no perder la herencia recibida, de preservar el espíritu que hizo nacer a la escuela vicenciana. Laicos que han descubierto la dimensión vocacional de su profesión y llegan a vivirla comprometidos con su ser de educadores cristianos.
  • La creación de estructuras nuevas de participación de los laicos en la definición de orientaciones y en la toma de decisiones.
  • Una red de centros de la misma titularidad que favorece un ámbito de relación y que genera trabajo en equipo, respuestas compartidas e iniciativas comunes.
  • Un profesorado que valora y se toma en serio la formación como elemento fuerte de la acción de educar.
  • La confianza que ponen en la escuela vicenciana todas las familias que deciden, libremente y con interés, compartir con nosotros la responsabilidad que tienen en la educación de sus hijos e hijas.
  • Todos los niños y jóvenes que nos permiten acompañarles en las distintas etapas de su crecimiento. Este desafío provoca que los agentes de la escuela vicenciana no encuentren desaliento ante ninguna dificultad.

Esta aportación nos ayuda a marcar  los ámbitos de actuación que, a nivel provincial, se priorizarán en cada momento, los objetivos y líneas estratégicas.

PRINCIPIOS

Los principios que rigen el Plan estratégico provincial son:

  • Participación: de la Provincia y de los agentes implicados en la acción educativa y pastoral desarrollada en los Centros Educativos Vicencianos.
  • Coherencia con los referentes de la Compañía: el Carisma fundacional, Misión-Visión-Valores, Programación provincial y Proyectos de actuación vigentes.
  • Presencia teologal y pastoral de la misión de las Hijas de la Caridad en la obra apostólica educativa.
  • Equilibrio entre “centro” (objetivos de coordinación y conjunción) y “periferia” (autonomía de centros y atención a la singularidad local).
  • Sostenibilidad económica con aprovechamiento de las estructuras y realidades ya existente en tanto respondan a los objetivos del proyecto.
  • Apertura, audacia y conexión con la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s