Vivimos en una sociedad y entornos en los que sentimos, profundamente, la “falta de tiempo”. ¿Podríamos hacer algo por ello?

Cuando hablamos de tiempo podemos hacerlo desde dos medidas: la cuantitativa (Cronos) y la cualitativa (Kairós). El tiempo cronológico no lo poseemos, más bien nos posee. Éste es el que nos limita en nuestras acciones y el que podemos medir, para bien o para mal. Para organizarlo no tenemos más remedio que movernos entre la prioridad y la aceptación  y controlar  dos parámetros: la importancia de las tareas que debemos hacer y  la urgencia para finalizarlas. Siguiendo algunos principios  podremos ajustar nuestro tiempo para lograr la mayor eficiencia:

IMG_0072

Si logramos dominar el tiempo cronológico empezaremos a disfrutar del  Kairós. Éste es el que permite expresarnos en nuestra vivencia del tiempo y su aprovechamiento existencial. Es el que nos lleva saborear lo verdaderamente importante y descubrir el momento oportuno para hacer algo.

San Vicente de Paúl llegó a ser un maestro del “momento oportuno”, que, en su caso, es como decir “reconocer la hora de Dios”. Para Él la obra de Dios  requiere, entre otras cosas, tiempo. Él tenía claro que las grandes cosas de la vida nos se consiguen de pronto, se requiere  tiempo para que  crezcan y, además, hacer que ese tiempo sea consciente.

Quizás ha llegado el momento de hacer algo por “nuestro tiempo” y descubrir que no es tan difícil “sacar tiempo” para todo lo que verdaderamente es importante.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s