En estos días en los que celebramos la Pasión de Cristo queremos fijar la mirada en Él, sobre todo, porque lo que contemplamos trata de algo único e irrepetible: de dar la vida, entregarla y perderla, generosamente, por una causa: la de Dios y el hombre.

Tenemos el desafío, como cristianos, de enfocar la mirada cuando se trata de dar, o mejor, de darse. Estamos tan acostumbrados a que todo lo que vale cuesta dinero que ante el hecho de que Jesús entregue su vida, libremente y de forma gratuita, por ti y por mí, nos resulta difícil acogerla.

¿Hacia dónde dirigir nuestra mirada en estos Misterios Pascuales?

La clave pasa por contemplar un Amor que se excede por nosotros, un amor que es capaz de resolver todas las paradojas del ser humano. Confundidos ante una entrega gratuita hasta la muerte, nos pasa igual que a los discípulos, no llegamos a comprender ni a aceptar que lo que realmente necesitamos para vivir en plenitud sólo lo recibimos cuando se nos da.

bread-72103_1280A veces la mirada se bloquea ante la incapacidad de asumir un Amor que nos sobrepasa. No alcanzamos a desvelar el misterio que acontece en la Cena Pascual, lleno de contenidos y expresiones desproporcionadas para el hombre, porque nos cuesta aceptar que sólo muriendo en la Cruz, entregando la vida, Jesús puede recuperar nuestra humanidad perdida, salvándola y reconciliándola con Dios para así permanecer, para siempre, dentro de nosotros.

La humanidad, tras los acontecimientos que se dieron en la vida y Pasión de Jesús, se ha visto tocada amorosamente por Dios humanado de tal forma que algo de Dios llevamos en nuestras vidas y algo del hombre tiene Dios en su cielo. Y como nexo de unión entre ambos sólo está Jesús. Ya no hay distancia entre Dios y el hombre, sólo aquella que genera el hombre cuando se deja inundar por el no-amor, lejos de Aquél en el que solo hay Amor.

El hombre no es el mismo, ni se entiende a sí mismo si no es desde la mirada de la Pascua, desde la mirada de Jesús. Si esto es así ¿tendrá algo que hacer el hombre?

Vivamos profundamente la experiencia pascual, aproximémonos al Amor que se ha expresado desproporcionadamente. Preparémonos para acoger su amor en exceso, para dejarnos alcanzar por su entrega. Sólo así seremos capaces de introducirnos en una vida plena y llena de sentido.

Enfoca tu mirada y contempla en estos días el Amor que nos sobrepasa porque no cabe en nuestra finitud. ¿A qué te invita ?

Christian, Christianity, Religion background.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s